En tren

Paul McCartney fue encontrado viajando en tren solo en Londres, y la imagen recorrió el mundo.
El ex Beatle dejó de lado su estatus de estrella internacional y, sin guardaespaldas ni nada, se tomó un tren en la estación de Kings Cross y viajó como cualquier ciudadano. Eso sí, en primera clase.
Según los pasajeros que viajaban en el mismo vagón, McCartney iba leyendo el diario y cada tanto chequeaba su celular, un “viejo Nokia”. Además, charló con los admiradores que se acercaron a saludarlo y, “aunque no quiso sacarse fotos, fue muy cordial y se mostró feliz al hablar con ellos”.